21st mayo 2022

La radio del futuro hoy

‘Vi a mi madre acostada allí, ardiendo’: adolescente intenta salir adelante tras esfuerzo por escapar de la invasión rusa

Durante las últimas dos semanas, Andriy, un adolescente de 15 años de Chernihiv, en el norte de Ucrania, ha pasado mucho más tiempo tocando la guitarra.

Es una forma de sobrellevar su dolor, tanto físico como emocional.

Su dolor físico es visible para todos. Andriy tiene un anillo de metal alrededor de su pierna izquierda fracturada y un yeso en la derecha. El dolor emocional surge cuando recuerda haber intentado escapar de un pueblo que los soldados rusos habían capturado en las afueras de Chernihiv.

El automóvil en el que viajaba con su madre, su primo y otras tres personas golpeó una mina terrestre cuando regresaban a la ciudad. Arrastrándose por el dolor en el camino mientras trataba de recuperar el sentido, los ojos de Andriy se clavaron en una escena que lo perseguirá por el resto de su vida.

“Vi a mi madre acostada y ardiendo. Todavía estaba viva mientras se quemaba. Su pierna estaba temblando”, dijo desde su cama de hospital en la ciudad occidental de Lviv, donde fue evacuado días después por su padre.

Innumerables familias han sido destrozadas desde que Rusia lanzó su invasión no provocada de Ucrania el 24 de febrero, bombardeando carreteras, escuelas, hospitales y edificios de apartamentos, además de objetivos militares. Miles de civiles han muerto, aunque se desconocen las cifras exactas.

Chernihiv, una ciudad de 280.000 habitantes a orillas del río Desna, cerca de las fronteras con Bielorrusia y Rusia, ha sido una de las ciudades más golpeadas por bombas, proyectiles y cohetes. Se encuentra en una ruta principal a Kiev, a unos 125 kilómetros al suroeste, y en el camino de las fuerzas rusas que han cruzado la frontera.

Un hombre pasa frente a un refugio que cubre un reactor en la planta nuclear de Chernóbil, Ucrania, el 15 de abril de 2021.

En la mañana del 24 de febrero, dijo Andriy, su madre lo despertó en su departamento en Chernihiv con las palabras: “La guerra ha comenzado”. Podían oír sirenas y explosiones.

Su padre, Anatoliy, que se unió a las fuerzas de defensa de la ciudad, llevó a su esposa, hijo y sobrino a su dacha, o casa de verano, en Ivanivka, un pueblo a unos 15 kilómetros al sur de la ciudad.

Anatoliy esperaba que estuvieran más seguros allí que en Chernihiv. Sin embargo, las fuerzas rusas entraron en Ivanivka menos de dos semanas después cuando intentaban rodear la ciudad.

Andriy recordó un proyectil que se estrelló contra el patio y destrozó las ventanas de la dacha. Él, su madre y su primo se escondieron en el sótano a medida que se acercaban los invasores.

Pronto, un tanque o un vehículo blindado de transporte de personal entró en su propiedad y comenzó a disparar contra su puerta antes de que los soldados rusos entraran en la casa. “Tan pronto como encontraron la despensa, comenzamos a gritar que éramos civiles. Nos amenazaron con una granada [y] salimos”, dijo Andriy.

Los soldados rusos tomaron sus teléfonos y los aplastaron con las culatas de sus rifles, dijo. Eso no fue lo único que destrozaron, dijo.

Los tres pasaron la noche en la casa de un vecino porque su dacha estaba “completamente destruida”, dijo Andriy.

Un amigo de la familia negoció con las tropas rusas en Ivanivka, quienes accedieron a permitir que Andriy, su madre, su primo y algunos otros evacuaran y regresaran a Chernihiv.

Unos minutos después del viaje corto, Andriy de repente vio un “destello amarillo” y sintió un “zumbido en los oídos” mientras salía volando del auto.

Su vehículo acababa de golpear una mina terrestre cerca del pueblo de Kolychivka, matando al conductor, a su hermana y a la madre de Andriy. Su primo sobrevivió.

En estado de shock y dolor, y con sangre manando de sus oídos, Andriy se arrastró fuera del camino para llegar a la cerca de una casa, dijo.

Los residentes de Kolychivka que escucharon la explosión pronto acudieron en su rescate, llevando a Andriy y su primo de regreso a la aldea con la ayuda de camillas improvisadas hechas con sábanas.

Dado que el personal médico no pudo llegar a la aldea debido a los combates, las tropas ucranianas finalmente llegaron a buscar a los niños y los llevaron a las afueras de la ciudad, donde los subieron a una ambulancia, dijo Andriy.

Los médicos atendieron sus heridas, incluidas sus piernas fracturadas, en el sótano de un hospital mientras sonaban las explosiones. Como no había camas disponibles en el atestado hospital, su padre lo recogió inmediatamente después de la operación y lo llevó a casa, dijo.

Cinco días después de que la condición de Andriy se estabilizara, su padre lo llevó a Lviv, donde se han refugiado muchas personas que huían de las áreas del este y del centro. Otros han pasado de camino a Polonia y otros estados de la Unión Europea.

Lviv está a menos de 500 kilómetros al suroeste de Chernihiv, pero el viaje duró dos días por las peligrosas y congestionadas carreteras de Ucrania durante la guerra. Anatoliy ingresó a su hijo en un hospital local, donde se espera que permanezca unas semanas más.

RFE/RL no ha podido verificar de forma independiente los detalles de los testimonios de Andriy y Anatoliy, quienes solicitaron que no se hiciera públic su apellido, pero las historias de otros evacuados en Chernihiv, así como videos, fotografías e imágenes satelitales respaldan su historia.

Como muchos otros ucranianos que han perdido a un ser querido en la invasión rusa, la familia no ha podido enterrar a la madre de Andriy debido a la guerra. Su cuerpo ha estado en un refrigerador en una morgue durante las últimas tres semanas.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, asiste a una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en las Naciones Unidas, en Ginebra. [Foto de archivo]

En medio de intensos combates, las fuerzas rusas no han podido apoderarse de Kiev o Chernihiv. El 29 de marzo, después de una ronda de conversaciones de paz en Estambul, Rusia anunció que reduciría drásticamente las operaciones cerca de las dos ciudades “para aumentar la confianza mutua”.

Pero el gobernador de la región de Chernihiv, Vyacheslav Chaus, dijo el 30 de marzo que no vio una disminución en los ataques rusos de la noche a la mañana, y el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy y los funcionarios occidentales expresaron su escepticismo sobre los motivos de Moscú.

A principios de esta semana, Chaus dijo que la mitad de la población de la ciudad se había marchado desde el comienzo de la guerra, pero que los ataques se producían cada 10 o 15 minutos y que “no había una salida segura” después de que las fuerzas rusas bombardearan un puente en la carretera a Kiev.

Chaus dijo que algunos cuerpos aún pueden estar bajo los escombros de los edificios derrumbados. “Todavía estamos tratando de recogerlos”, dijo.

Andriy dijo que tuvo “simple suerte” de sobrevivir. “Por algún milagro mágico, estoy vivo, en un hospital donde me alimentan con cuidado”, dijo.

Dijo que su padre le explicó que la muerte de su madre y otras personas muertas en la guerra eran “el precio que pagamos por nuestra independencia. Y estamos dispuestos a pagarlo”.

“Nada es gratis”, agregó. “Si Rusia quiere ser un estado totalitario y convertirse en la Unión Soviética, que así sea. Pero no nos tendrán [a los ucranianos]”.

 

 

[Escrito por Todd Prince basado en un informe de Halyna Tereshchuk del Servicio Ucraniano de RFE/RL]

Compartelo en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Publicidad

Programacion

Lunes Enero 17, 2022

9:00 AM – 10:00 AM El noticiero nacional\

10:00 AM – 12:00 Musica Vallenata

12:00 M – 1:00 PM Repeticion del noticiero

Publicidad

Mundo Insolito

Publicidad

Lanzamiento oficial de Perfumatex.com en

Days
Hours
Minutes
Seconds
Lo último

Notas relacionadas